Molenkoning – La historia de un padre y sus dos hijos

Jos de Swart era un amante de los caballos de corazón y alma. Compró su primer caballo a sus 18 años, no por continuar con una tradicción familiar, sino porque los animales le atraían. Muy pronto entendió lo que le gustaba: El enganche.

Años de entrenamiento y trabajo duro resultaron en un notable palmarés de troferos regionales e incluso nacionales. Sus hijos Ton y Nicky de Swart que asistian regularmente a las competiciones, terminaron contagiándose del entusiasmo de su padre.

Cuando Ton terminó el bachillerato a los 17 años, ya sabia lo que queria: su propia sociedad mercantil. Jos, que por aquel entonces trabajaba como soldador, vendió un par de caballos y juntos comenzaron su primera aventura empresarial. Compraron una máquina de corte, una prensa de taladrar y una máquina de soldar; Y con ello estaban preparados para producir establos para personas como ellos: personas apasionadas por los caballos.

Los primeros años fueron difíciles. Ton se centró en la venta y Jos lideró la producción. Era una empresa pequeña, lo que dificultaba perfeccionar los muchos modelos diversos de establos. En ese momento, ocasionalmente producian algún caminador de caballos entre los pedidos de boxes, pero de ninguna manera era un producto importante. Los precios eran altos y un caminador de caballos era demasiado caro para el aficionado promedio. Los únicos clientes que tenían instalado un andador eran grandes escuelas de equitación o establos profesionales.

Por esa época, su hijo Nicky terminó sus estudios y se unió a la pareja. Durante mucho tiempo, Jos había querido fabricar andadores de caballos como otras maquinarias, de fácil conexión. Juntos, hicieron un nuevo diseño de caminador de caballos. El modelo fue revisado para ser modular y simple. Si produjeran en serie, el caminador además sería más barato y por tanto accesible para un público más amplio; Para aficionados a la hípica como ellos.

Hicieron los primeros prototipos y el caminador tomó forma. Estaban listos para el siguiente paso, el nombre. En un fin de semana, la familia hizo una lluvia de ideas. Se propusieron varios nombres. Pero estaban buscando un nombre llamativo, uno reconocible. Al final se convirtió en Molenkoning (Rey del caminador de caballos en holandés), quizás un poco atrevido, pero sonaba bien. Ese mismo fin de semana, Nicky hizo una web y Ton puso un anuncio en un periódico ecuestre. En la semana siguiente vendieron tres andadores. ¡Entonces los tres supieron que habían encontrado oro! Nunca podrían haber imaginado lo que sucedió después.

En los años posteriores, Molenkoning se convirtió en el líder mundial en la producción de caminadores de caballos y vallados y cubiertas para éstos. Hasta el día de hoy, la misión de Molenkoning es fabricar caminadores de caballos de alta calidad a un precio competitivo. Los andadores de Molenkoning son perfectos y no tienen competencia en su formato de kit de automontaje. Palabras que no tiene que creer de nosotros. Sino que puede leer las historias de miles de clientes que lo precedieron:

Haga Clic!

Molenkoning – La historia de un padre y sus dos hijos

Jos de Swart era un amante de los caballos de corazón y alma. Compró su primer caballo a sus 18 años, no por continuar con una tradicción familiar, sino porque los animales le atraían. Muy pronto entendió lo que le gustaba: El enganche.

Años de entrenamiento y trabajo duro resultaron en un notable palmarés de troferos regionales e incluso nacionales. Sus hijos Ton y Nicky de Swart que asistian regularmente a las competiciones, terminaron contagiándose del entusiasmo de su padre.

Cuando Ton terminó el bachillerato a los 17 años, ya sabia lo que queria: su propia sociedad mercantil. Jos, que por aquel entonces trabajaba como soldador, vendió un par de caballos y juntos comenzaron su primera aventura empresarial. Compraron una máquina de corte, una prensa de taladrar y una máquina de soldar; Y con ello estaban preparados para producir establos para personas como ellos: personas apasionadas por los caballos.

Los primeros años fueron difíciles. Ton se centró en la venta y Jos lideró la producción. Era una empresa pequeña, lo que dificultaba perfeccionar los muchos modelos diversos de establos. En ese momento, ocasionalmente producian algún caminador de caballos entre los pedidos de boxes, pero de ninguna manera era un producto importante. Los precios eran altos y un caminador de caballos era demasiado caro para el aficionado promedio. Los únicos clientes que tenían instalado un andador eran grandes escuelas de equitación o establos profesionales.

Por esa época, su hijo Nicky terminó sus estudios y se unió a la pareja. Durante mucho tiempo, Jos había querido fabricar andadores de caballos como otras maquinarias, de fácil conexión. Juntos, hicieron un nuevo diseño de caminador de caballos. El modelo fue revisado para ser modular y simple. Si produjeran en serie, el caminador además sería más barato y por tanto accesible para un público más amplio; Para aficionados a la hípica como ellos.

Hicieron los primeros prototipos y el caminador tomó forma. Estaban listos para el siguiente paso, el nombre. En un fin de semana, la familia hizo una lluvia de ideas. Se propusieron varios nombres. Pero estaban buscando un nombre llamativo, uno reconocible. Al final se convirtió en Molenkoning (Rey del caminador de caballos en holandés), quizás un poco atrevido, pero sonaba bien. Ese mismo fin de semana, Nicky hizo una web y Ton puso un anuncio en un periódico ecuestre. En la semana siguiente vendieron tres andadores. ¡Entonces los tres supieron que habían encontrado oro! Nunca podrían haber imaginado lo que sucedió después.

En los años posteriores, Molenkoning se convirtió en el líder mundial en la producción de caminadores de caballos y vallados y cubiertas para éstos. Hasta el día de hoy, la misión de Molenkoning es fabricar caminadores de caballos de alta calidad a un precio competitivo. Los andadores de Molenkoning son perfectos y no tienen competencia en su formato de kit de automontaje. Palabras que no tiene que creer de nosotros. Sino que puede leer las historias de miles de clientes que lo precedieron:

Haga Clic!