La comunicación a través del lenguaje corporal es una vía que favorece la relación de trabajo con nuestros caballos. Aquí se destaca la importancia de tener en cuenta siempre las características naturales y particulares de cada caballo.

¿Su caballo responde a sus demandas? Si lo hace, es probable que se esté comunicando correctamente con el. Si no lo hace, asegúrese de que le está dando instrucciones suficientemente claras.

Un consejo es evitar que su caballo esté demasiado restringido de lo que sería su comportamiento natural. Esto puede causar problemas de comportamiento y estrés; causas por las que su caballo seguramente no sea capaz de responder a sus peticiones.