Los caballos salvajes recorren libremente terrenos en busca de comida y de agua, caminando por al menos 20 o 40 kilómetros por día. Sin embargo los caballos domésticos raramente andan esas distancias.

Muchos caballos están en sus establos durante largas horas e incluso días; Ello puede conllevar a deformaciones en pie y piernas, mala circulación, cólicos, mal desarrollo de músculos o problemas de actitud. El caballo no ha nacido para estar encerrado, necesita movimiento. El objetivo es dar unos 15.000 pasos al día.

Podemos observar actividad cuando nuestros equinos están libres en el Paddock; Allí pueden realizar entorno a 600 pasos por hora. Este movimiento es llamado pasivo y ofrece a nuestros animales la posibilidad de estar en contacto con la naturaleza. Sin embargo no es suficiente para alcanzar nuestro target. Para ello necesitamos estimular el movimiento activo.

Un caballo realiza ejercicio activo cuando le montamos o cuando trabaja en el caminador o cinta de andar . Éstas máquinas garantizan que tu caballo dará más de 4.000 pasos por hora.

“Mantén tu caballo saludable, moviéndolo!”