Hay algunas maneras de mantener la pezuña del caballo sano. El cuidado siempre comienza por el movimiento del caballo. Este movimiento genera una carga y descargada de la pezuña como si de una bomba se tratase. Este bombeo estimula el sistema de circulación sanguínea de nuestro caballo y ejerce de sustento para el casco.

Además del movimiento del caballo , el agua es un tema importante para los cascos . Cuando los cascos no reciben suficiente agua, pueden secarse y pueden derrumbarse . Esto se puede evitar fácilmente rociando regularmente los cascos con agua. Otra solución es dejar que nuestro caballo camine frecuentemente en un prado húmedo.

Pero ten cuidado porque sí los cascos están demasiado húmedos ( por lo general debido a un establo sucio) , puede aparecer hongos .
Si tenemos en mente estos dos métodos simples, mantendremos los cascos de nuestros caballos sanos!

” Sin cascos no hay caballo”